Condiciones Urológicas en la Mujer

La urología femenina es una subespecialidad de urología que se enfoca en el diagnóstico y tratamiento de afecciones urológicas que comúnmente afectan a las mujeres. Estas condiciones se deben a la anatomía única del tracto urinario femenino y del sistema reproductor. 

  • Infecciones crónicas del tracto urinario (ITU)
  • Vejiga hiperactiva
  • Prolapso del suelo pélvico
  • Sindrome uretral
  • Fistula urinaria
  • Incontinencia urinaria
  • Prolapso vaginal
  • Disfunción de evacuación

Infecciones crónicas del tracto urinario (ITU)

Muchas mujeres sufren de infecciones urinarias recurrentes (IU), también conocidas como IU crónicas. Las IU crónicas se definen como tener al menos dos infecciones en seis meses o tres infecciones en un año. Esta afección generalmente es causada por una infección bacteriana, con cada nueva infección causada por una cepa diferente de bacteria. Se desconoce por qué algunas mujeres son más propensas a las IU crónicas. Los síntomas de las IU incluyen urgencias frecuentes o intensas para orinar; dolor o sensación de ardor al orinar; y orina lechosa, turbia o marrón rojiza. Los síntomas más graves también pueden incluir fiebre o escalofríos, dolor en la espalda o en los costados, náuseas y vómitos.

Prolapso del suelo pélvico

El prolapso del piso pélvico es una condición en la cual los músculos, los ligamentos y la piel que rodea la vagina de una mujer se debilitan o se rompen, lo que hace que los órganos pélvicos como el útero, el recto, la vejiga, la uretra, el intestino delgado o la vagina se salgan de su posición normal. Esta condición afecta más comúnmente a las mujeres mayores cuyos músculos y tejidos pélvicos están debilitados o estirados por los efectos de la gravedad, la pérdida de estrógenos, la tensión del parto o la cirugía. Los síntomas pueden incluir presión pélvica y malestar, malestar sexual y problemas para orinar o defecar. Sin embargo, algunas mujeres no experimentan ningún síntoma.

Sindrome uretral

El síndrome uretral es similar a una infección del tracto urinario inferior, pero la infección no se puede atribuir a las bacterias convencionales. Puede ser causado por un trauma, alergias, características anatómicas anormales o cicatrización quirúrgica. Los síntomas generalmente incluyen la necesidad frecuente de orinar, acompañada de dolor o ardor. La orina puede aparecer turbia u oscura, o tener un olor desagradable. Las mujeres con síndrome uretral también pueden experimentar malestar abdominal inferior, hinchazón o flujo vaginal.

Fistula urinaria

La fístula urinaria es una abertura anormal dentro de un órgano del tracto urinario o una conexión anormal entre un órgano del tracto urinario y otro órgano. Hay varios tipos de fístulas urinarias, siendo la más común una fístula entre el tracto urinario y la vagina. El tipo más común de fístula urinaria es el resultado de una lesión en la vejiga durante la cirugía pélvica, como una histerectomía o una cesárea para el parto. Otras causas de la fístula urinaria incluyen cáncer de pelvis, radioterapia y enfermedades inflamatorias. Los síntomas de la fístula pueden incluir fugas constantes de orina desde la vagina, infecciones crónicas del tracto urinario (UTI), irritación de la vulva (órgano genital externo de la mujer), fugas de gas o heces hacia la vagina o drenaje de líquidos desde la vagina. También pueden incluir diarrea, dolor abdominal, fiebre, pérdida de peso, náuseas o vómitos.

Incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria, o la pérdida involuntaria de orina, es un problema médico que se puede tratar o curar. Hay varios tipos diferentes de incontinencia, cada uno con una causa diferente. Estos incluyen incontinencia por estrés, incontinencia de urgencia (también llamada “vejiga hiperactiva”), incontinencia por rebosamiento, incontinencia mixta, incontinencia total e incontinencia urogenital.

Prolapso vaginal

Prolapso vaginal es un tipo de prolapso del suelo pélvico en el que los músculos de la vagina se debilitan y permiten que otros órganos pélvicos entren en la pared vaginal. Estos son varios tipos diferentes de prolapso vaginal, incluyendo el rectocele (recto prolapsado), el cistocele (vejiga prolapsada), el uretrocele (uretra prolapsada), el cistouretrocele (vejiga y uretra prolapsados), el enterocele (intestino delgado herniado), el prolapso del útero y la cavidad vaginal.

Disfunción de evacuación

La disfunción miccional es una condición en la cual la vejiga no puede vaciarse adecuadamente. Los síntomas generalmente incluyen micción frecuente (orinar más de ocho veces por día), urgencia (fuerte deseo de orinar) e incapacidad para vaciar la vejiga.

Scroll to top